17/9/16

Tag: ,

Porfirio Mamani Macedo


«El problema de las desapariciones fue subcontinental 
durante el florecimiento de las dictaduras Latinoamericanas»


Entrevista de Maritza Olórtegui Mariño
Desde París | Francia
Para Palabra Viva
© 2016 Analecta Literaria


La escritora y educadora peruana, Maritza Olórtegui Mariño, entrevistó a Porfirio Mamani Macedo en París Francia, en agosto de este año. El diálogo se desarrolló en torno a El viaje de María Hortensia (Altazor, 2014), novela de Porfirio Mamani Macedo (Arequipa, 1963) que se inscribe en una tendencia literaria peruana reciente que elige Arequipa como escenario contemporáneo, cosmopolita e histórico. El relato de Porfirio Mamani Macedo combina el relato policial con la narración de sucesos cercanos al realismo mágico: María Hortensia regresa a Arequipa luego de veinte años, concretamente, a un pueblo distante de la ciudad donde vivió de muy niña, con el propósito de descubrir al asesino de su padre. Durante esa búsqueda, se encuentra con personajes insondables como un hombre a caballo que la interroga ni bien llega al pueblo, quien después desaparece sin mayor explicación; un anciano con el don de ver el pasado, quien no le ofrece revelaciones claves; y un capitán autoritario convertido repentinamente en general. La narración alternada permite apreciar distintos momentos en la vida de la protagonista: el presente de María Hortensia empeñada en descubrir al asesino de su padre; sus padecimientos durante la infancia sin padre ni madre y a merced de una mujer que la detestaba; breves instantáneas de su paso por Lima y las vicisitudes experimentadas hasta antes de su regreso a Arequipa. Sus personajes, entre reales e irreales, aparecen y desaparecen dejándonos un halo de misterio, como ese enigmático jinete y otros que se insinúan posibles asesinos del padre de Hortensia. En una entrevista especial para PALABRA VIVA, nuestra entrevistadora toma como punto de partida El Viaje de María Hortensia para dialogar también con el autor sobre la realidad sociopolítica peruana y latinoamericana, muy particularmente, durante la época de las dictaduras continentales que afectaron a la mayoría de los países latinoamericanos.
 
PALABRA VIVA.- ¿María Hortensia es un personaje de la ficción o existió?

PORFIRIO MAMANI MACEDO.-  Es un personaje, así como la historia, son enteramente  de ficción, aunque me haya inspirado de algunos rasgos de mi vida en Lima, o de la problemática en el Perú durante las dos últimas, dictaduras militares  y la promulgación de la Ley de Reforma Agraria.

PV.-  Las desapariciones de personas en las zonas andinas, se han dado siempre. ¿Este hecho ,tiene que ver con la realidad?

PMM.- Sí, fue un problema nacional, en las épocas más duras que vivió el Perú, sea durante la Dictadura o el surgimiento de los movimientos terroristas. El problema de las desapariciones fue subcontinental durante el florecimiento de las dictaduras Latinoamericanas como en Chile o Argentina. Nuestras realidades son similares, incluso comunes.

PV.- ¿Consideras que en la actualidad aún existen personas que se creen dueños de los pueblos y su palabra es muy respetada?

PMM.- No dudo que aún exista este tipo de influencia gamonal. En algunos casos solo habrá cambiado el modelo, o el nombre como en el caso de la burguesía capitalista, donde los poderes económicos son determinantes, incluso son casi ellos quienes “gobiernan” las Naciones. No solo en América Latina   sino también en el mundo entero.

PV.- La pobreza en el Perú es tan difícil de erradicar en nuestra patria,  ¿cómo se ve nuestra realidad desde París, que es donde radicas?

PMM.- De la realidad peruana  o Latinoamericana; no llega casi ninguna información, salvo cuando hay tragedias mayores como terremotos o  temas relacionados con la violencia o el narcotráfico. Así el Perú es visto como un país muy pobre, aunque esta visión es una desgracia, teniendo en cuenta los recursos naturales propios, como es el caso de las minas o el petróleo,  todo expropiado  por  las empresas transnacionales   quienes se llevan toda  esa riqueza dejando al Perú  en la pobreza  y con la contaminación ambiental.

PV.- ¿Crees en la venganza como solución para calmar el dolor?

PMM.- No.  Jamás la venganza puede ser una alternativa. Normalmente existe un  poder judicial el cual debe encargarse de conseguir la reparación de un daño moral o material  a favor de la víctima. El dolor nace de una injusticia o de una decepción profunda  o de algún drama que nos ocurre en la vida.

PV.- Los terroristas, los militares han hecho mucho daño a nuestro país, ¿está historia tiene algún vínculo con esa época?

PMM.- Indudablemente, ha dejado una herida profunda en la Historia Peruana, es el periodo  más negro, junto a la corrupción, de la Historia contemporánea peruana y Latinoamericana. Aunque ignoro si las nuevas generaciones toman en cuenta  o en consideración  este drama que se vivió en el años  80  y 90; o tal vez, ignoran totalmente  aquella época. 

PV.- Consideras que María Hortensia es una más de muchas mujeres que están esa búsqueda de encontrar a sus seres queridos a cualquier precio?

PMM.- Quizá no sea en el mismo sentido, pero seguramente habrá muchas personas, hombres o mujeres, que intentan encontrar sus raíces, su mundo de infancia, si fueron arrancados a la fuerza de sus hogares o familias. Siempre intentamos saber de dónde venimos, quiénes somos y adónde vamos.

PV.- ¿Qué es el viaje para el ser humano?, ¿consideras que todos de alguna manera viajamos por un sendero ya previsto?

PMM.- Creo que el camino, el sendero  lo vamos construyendo nosotros, paso a paso, día tras día. Y ahí radica  la importancia del camino o sendero que  seguimos “construyendo”, entre el bien y el mal. Por eso la lectura es capital en la formación del ser humano como persona. La lectura nos ayuda a prepararnos para seguir por el camino que hemos elegido. 

PV.- ¿Qué se siente estar lejos de tu país. Acaso el viaje de María Hortensia no es el deseo del regreso al lar nativo de los emigrantes?

PMM.- Cuando estamos mucho tiempo afuera, es normal que deseemos regresar, porque no se puede olvidar el lugar donde nacimos, donde aprendimos a caminar. Estar lejos de la Patria, es como un destierro voluntario o involuntario; y se añora la vida del pasado, donde pensamos encontrar calma o refugio a la profunda nostalgia que padecemos cuando nos acordamos de la familia, los amigos, la alimentación y las costumbres que dejamos al otro lado del mar, al otro lado de la frontera. 

PV.- Una recomendación, un consejo para los estudiantes que desean escribir

PMM.- Leer, leer  mucho y luego lanzarse a la escritura, sin pensar si lo que se escribe  le puede gustar a fulano o mengano. Primero tiene que gustarle a quien escribe, porque es su creación, él es el creador. 



Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

 

Ads